miércoles, 13 de enero de 2016

COMENZAR

No sé si es nostalgia, será, dirán algunos, pero en este comienzo del año 2016, ¡hay que ver cómo se pasan las hojas de este complicado siglo XXI! Me acuerdo de unos programas de televisión de los años 60 que, dirigidos por el sacerdote Jesús Urteaga, fundador de la revista Mundo Cristiano, proponían “ser felices para hacer felices a los demás”. Eran mensajes llenos de dinamismo, frescor, ilusión y juventud.  Han pasado años, dejemos en paz lo del paso del tiempo, pero pienso que sus mensajes de ánimo para seguir cada día con la vida valen para hoy, 2016, y para lo que siga.

¡Ahora comienzo!, y seguimos en esta línea,  fueron palabras que dieron título a uno de sus libros que, junto a otros, como “El valor divino de lo humano”, fueron de éxito “en aquellos tiempos”.  En estos, y en todos, siempre es posible comenzar de nuevo, porque todo es nuevo. Con esta certeza podemos ir llenando de luz hasta nuestras propias debilidades. Caminaremos a veces dando tropiezos e incluso en algunos momentos retrocediendo pero, ¡ahora comienzo!, es un lema de vida. Habrá días tan largos que parecerán ríos que no llegan al mar y otros tan cortos que volarán sin darnos cuenta. Pero, ¡ahora comienzo!, siempre es posible.
En la mitología romana estaba el dios Jano, el de las dos caras,  que es el que dio nombre al primer mes del año, januarius, enero: con una cara mira al año que ha concluido y con la otra al año que empieza. El dios Saturno, como agradecimiento por acogerlo en su reino cuando huía de su hijo Júpiter, le dio poder para ver el pasado y el futuro, pero no existen. Lo que existe es el presente. Por eso, y a pesar del pasado y del futuro, ¡ahora comienzo! 


Texto: J.M. Ferrer
Foto: Cultura y Fe hoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario