lunes, 6 de julio de 2015

UN OBISPO EN LAS PERIFERIAS.

Mons. Ángel Pérez Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón, en declaraciones al programa Testimonio de La 2 de Televisión Española afirma que a la hora del relevo al frente de la diócesis "mi gran sorpresa fue que el Papa Francisco conocía a quién mandaba y para qué lo mandaba; conocía realmente esta diócesis".



Igualmente comenta "a todos los diocesanos les ha dicho: tenemos que ser evangelizadores de calle, para que Jesucristo, que llevamos dentro en el corazón, aflore y lo podamos compartir y comunicar allá donde estemos".



Mons. Ángel Pérez Pueyo fue nombrado obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón el 27 de diciembre de 2014. Pertenece a la Hermandad de Sacerdotes Operarios de la que fue director general durante varios años. Igualmente fue Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma antes de su designación episcopal.

La diócesis de Barbastro-Monzón limita al norte con la cadena pirenaica y, por lo tanto, con la diócesis de Tarbes-Lourdes (Francia), al este con las de Urgel y Lérida, al sur con la de Zaragoza y al oeste con las de Huesca y Jaca. Abarca prácticamente la mitad oriental de la provincia civil de Huesca, en una franja que se extiende de norte a sur, desde el Pirineo central hasta las riberas del río Cinca. Aunque puede ser considerada como una diócisis pequeña, sin embargo es la segunda de Aragón en número de habitantes. Tiene una superficie de 7374,13 km2 con un total de 100.044 habitantes, con una desigual estructura demográfica: las parroquias del norte son muchas y estan muy despobladas, y las del sur, menos numerosas y más pobladas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario