martes, 2 de junio de 2015

NÚMEROS Y MILAGROS.

Lo malo es acostumbrarse a las cosas, hasta a las malas noticias. Por ejemplo a la que dice, y nos la sabemos todos, que la riqueza de este mundo está mal repartida. Y esto se concreta en estos números: el 80 por ciento de lo que hay se lo llevan entre 20. Y el problema viene cuando sacas las cuentas al revés: que 80 de cada cien, viven sólo con 20 del 100 que se produce. Vamos, “de juzgado de guardia”, pero esto está tan tragado, que si alguien grita en contra se va quedando solo. ¿Y de qué viven esos 80, que son la mayoría? Pues de milagro, como suena.


Lo que hace vivir a tantos pobres, porque se es pobre cuando te dejan con 20 y te han quitado lo restante, es el milagro de la gente que comparte porque tiene corazón y allí cabe más de lo que aparenta. El mundo, muy técnico él, se hace reacio ahora a creer en los milagros. Pero ahí están. Aquel Carlos Marx decía que el obrero tiene más necesidad de respeto que de pan. A lo mejor con lo del 20 tiene el pan. Pues habrá que darle el respeto, o sea, la justicia: no vale lo justo para vivir. Cuando todos tienen poco, mal asunto. Pero cuando unos pocos tienen mucho y otros muchos tienen poco, mal del todo. Falta el respeto, que es mucho faltar.

Ojalá no, pero seguiremos hablando de la crisis. Y los daños que está produciendo se van mejorando a base de milagros: de familias que se apoyan, de quienes saben dar a otros que aún están peor que ellos, de quien comparte ahorros con quienes ya ni eso, de jubilados que estiran la cuerda y aún llega a alguno más. Esta buena gente que tiene corazón para los demás es el mejor comité y el mejor sindicato para ayudar a seguir viviendo. Muchas obras y pocas palabras. Ah, a lo mejor, además, es que han entendido el mensaje que se desprende de la Eucaristía, fiesta del Corpus, dentro de nada. Otro milagro. 


El trabajo de la diseñadora de Barcelona, Teresa Calbó, fue elegido ganador de la 27 edición del Premio Manos Unidas de Carteles. Este cartel será la imagen de la campaña del Manos Unidas del año 2016, que se basará en el lema "Plántale cara al hambre: siembra".

El autor de este artículo es mn. José María Ferrer, sacerdote y delegado diocesano de medios de comunicación social de la diócesis de Barbastro-Monzón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario